Valoración de los usuarios: / 7
PobreEl mejor 
Articulos - Replicas

Tras una larga y ansiosa espera por su llegada desde Hong-Kong, con un ejemplar como éste ante mis ojos, entre mi teclado y yo, lo primero que acerté a decir fue “Es mazo de bonita.”, cosa que confirmarán muchos apañeros que ya la han visto y toqueteado.



Burralidades aparte, el origen de la Walter P38 fue la necesidad de crear una pistola que acabara con la dificultad de fabricación de la famosísima Luger P08, para reducir costes de producción.

Aparte, se trata de la primera pistola semiautomática para uso estrictamente militar dotada con el sistema de doble acción. Este sistema permite armar el martillo y dispararlo tan sólo con apretar el gatillo, pasando el mecanismo tras el primer disparo a la postura de simple acción para facilitar los siguientes disparos.
El accionamiento del gatillo en doble acción es muy suave, y aunque no se diferencia ninguna etapa de colocación del mismo, sí se puede intuir el momento en el que la pistola va a dispararse, poco antes de colocarse el gatillo completamente hacia atrás. En simple acción resulta aún más fácil dispararla, lo cual es muy evidente.



El mecanismo de doble acción es muy útil, permite llevar el martillo desmontado para que no se te dispare en la funda accidentalmente. Como inciso diré que, en mi caso, el cañón asoma por la parte inferior de la funda, dándole un toque especial.



Es una pistola muy segura, comparándola con algunas Berettas de algunas marcas de airsoft que se disparan si les empujas el martillo aún estando éste desmontado.

En la réplica de Maruzen, se ha conservado hasta el más mínimo detalle en dimensiones, marcajes y acabados, así como su funcionamiento.






Comparándola con otro modelo de Walter P38 diseñado por Crosman con Blow-Back para balines BB de calibre 4’5, resulta mucho más realista en su manejo y en sus acabados, teniendo partes de metal al descubierto, aún siendo la gran mayoría de sus exteriores perfecto ABS.

Otro punto a tener en cuenta en cuanto al realismo, es que posee el mismo sistema de acerrojamiento que la pistola real: posee una leva que hace que durante el blowback, hasta que el cañón no se atrase con la corredera cierto trecho, no se separan, es decir: recorren unos milímetros a la par hacia atrás, punto en el cual la corredera salta libre. En las fotos de desmontada se podrá apreciar una pieza plateada bajo el cañón, esa es la leva.




Como toda pistola semiautomática que se precie, en el último disparo, la corredera queda echada hacia atrás, permitiendo la recarga rápida, y al pulsar la palanca de retenida, la corredera vuelve hacia delante normalmente, quedando la pistola lista para disparar.



El seguro es una aleta en la corredera que queda muy al alcance del dedo pulgar de la mano derecha, y es muy fácil de activar o desactivar.




Ojo, no es una pistola para zurdos, ambas palancas quedan en el costado izquierdo de la pistola, haciendo muy difícil manejarla con la mano izquierda.

El hop-up tal vez sea el punto débil de ésta inseparable compañera de andanzas para mí. Se ajusta mediante una llave allen que viene suministrada con la pistola. El tornillo regulador se halla en el punto más alto de lo que sería la recámara de la pistola, hábilmente oculto por el lomo de la corredera cuando ésta se encuentra acerrojada y lista para disparar.




Resulta de especial mención que está pensada para ser desmontada de forma rápida imitando incluso al modelo real tan fielmente que no dispone de un muelle de recuperación, sino de dos.





Yo los modifiqué, ya que me parecía que no eran capaces de soportar toda la carga de masa que supone la corredera, y el gas sí que es capaz de retrasarla aún a pesar de haber aumentado los muelles.

También, en la parte izquierda de la empuñadura dispone de un asa para que sea acoplada a una cadena de la cual quedaría colgando en caso de que saltara de su funda.



El último punto mecánico a tratar es la forma de recargarla. Es una de sus curiosidades más interesantes. El botón que sostiene el cargador dentro de la empuñadura se localiza en la base de la misma, y no al alcance del dedo pulgar de la mano derecha, cosa que me parece una ventaja, ya que hay algunos patanes (como yo) que, en medio del campo, van y lo pulsan en pleno tiroteo.




Los cargadores tienen una capacidad de 12BBs, y una autonomía de unos 24 disparos efectivos. Tanto realismo a veces resulta un inconveniente, ya que los cargadores de la P38 real eran monofilares, y por tanto muy delgados, cosa que se ha conservado aquí, restringiendo su capacidad para contener gas y bolas.

Su potencia ronda los 300fps con gas Hfc134a. El fabricante recomienda no usar más gas que ése, (y como alguien dijo en otra review en inglés que me ha sido imposible volver a localizar) en la misma caja viene una etiqueta amarilla y enorme que avisa del peligro de usar otros gases que no sean ése. De todos modos, para días muy fríos, y dado el hecho de que es una pistola muy resistente (punto que comentaré más adelante), yo me atrevería a usar gases mucho más fuertes, como el Green Gas.

La resistencia de esta réplica quedó testada y comprobada en plena situación de combate airsofteril, cuando, de forma muy incomprensible, escapó de su funda, y cayó en el suelo, donde recibió a mi bota de forma afortunadamente muy aprensiva.
Una pistola de estas características no merece un final como éste que os he comentado, y como los chicos de Maruzen ya estaban en todo, le confirieron a este imponente modelo una resistencia superior al daño que fue capaz de infligir mi bota.
Después de limpiarla cuidadosamente en casa, con mucho algodón, papel higiénico, y aceite de silicona, la pistola sigue funcionando como nueva, salvo algunos arañazos en su exterior debidos a la tierra del campo. (Respiré, vaya si respiré después)

Son de metal en definitiva todas las palancas de accionamiento de los mecanismos de ésta réplica. Aunque posee un armazón interior de metal, que según indagaciones en diversos foros de airsoft parece tratarse de cinc, el resto es plástico. Imagino que será para reforzar la estructura mucho más de lo que el plástico podría.
El cinc parece ser muy utilizado en réplicas de airsoft por su dureza, ya que sólo se permite un porcentaje de acero en la fabricación de las mismas en Japón.

Gracias a que es una pistola muy bien compensada y de dimensiones muy discretas, destaca la sencillez y rapidez de su manejo, así como el potente retroceso que le brinda el sistema Blow-Back. Debido al retroceso, mucha gente que la ha probado, se quedaba alucinada porque la bola caía a escasos metros del tirador. Era debido a que la corredera golpea lo suficientemente fuerte como para que el cañón apuntara hacia abajo, enviando la bola al suelo.
El remedio está en sujetarla suavemente en vez de firmemente y con fuerza, de manera que el retroceso no sea controlado instintivamente por la mano. Sólo así se conseguirá un tiro con una buena trayectoria. Resulta curioso, pero es verdad.
Además, las miras son extremadamente limpias, aunque contando con la precisión de las BBs y del penoso Hop-Up, no son de mucha utilidad.

En fin, es una pistola para los más freaks, para quienes gustarían de dormir con una réplica bajo la almohada.



Un saludo, buenos tiros

Sienar

Airsoft Madrid - 05/01/2007 - Todos los derechos reservados

Ultima actualización ( Martes 16 de Enero de 2007 17:41 )